jueves, 19 de noviembre de 2009

La difícil tarea de imponer las reglas

La disciplina no se trata sólo de castigo. Significa enseñarles a los hijos a seguir las reglas, algo necesario para vivir en este mundo. Los niños puede que se quejen de los límites pero, secretamente, los desean y necesitan.


¿Cuándo es válido empezar a usar la disciplina?

A partir de los 6 meses de edad, los bebés pueden percibir los límites. Se les puede decir que no agarren los anteojos de papá o que le dejen de tirar el pelo a mamá.

Ser firme desde temprano es lo mejor que se puede hacer. Cultivar una relación de sano respeto hacia mamá y papá va a permitir que el día de mañana sea mucho más fácil imponer las reglas de conducta. Recuerda: las reglas de la casa deben ser simples y claras: “no se pega”; “no se miente”

¿Cómo reaccionar ante la mala conducta?

Elegir las batallas: Es importante que una madre sepa que discusiones valen la pena. Si todo lo que el chico hace termina en pelea, el clima de la casa no va a ser grato para nadie. Los intentos de disciplina son mucho más eficaces si están focalizados en lo que verdaderamente importa.

Decir que no: Limitar los “no” al mal comportamiento. Si el niño esta haciendo algo relativamente malo, como por ejemplo, pintarse la mano, es mejor decirle “se pinta en las hojas”. El “no” se debe usar únicamente cuando se hizo algo malo: “No le pegues a tu hermano”. De lo contrario, pierde la fuerza que merece.

Crear consecuencias: Desde quitarle algún privilegio u obligarlo a que haga algo que no quiere. Un niño desde 2 años puede entender las amenazas. Asegurate de siempre llevar a cabo lo que dijiste que ibas a hacer, sino tu hijo nunca te va a tomar en serio.

Ser consistente: A los chicos les encanta probar hasta dónde llega la voluntad de sus padres. Es clave mantener las reglas y eventualmente se dará cuenta de que las acciones que no son aceptables traen consecuencias.

Ofrecer otra opción: Cuando el niño rompe una regla es una buena idea mostrarle un camino alternativo. Por ejemplo, si se está pintando la mano, se le puede sugerir: “¿Que tal si pintamos en este cuaderno?”.

Festejar lo bueno: La manera más poderosa de educar. Cuanto más una madre le festeja a su hijo qué bien actuó, más ganas va a tener el niño de portarse bien.


Mostrarse sensible: Una madre debe mostrarle a su hijo que ella entiende cómo se siente. Permite que el niño se calme.

Frases que no funcionan a la hora de poner el límite:


“¿Esta bien?” / “¿Ok?”: “Vamos a ir al médico ahora ¿Ok?”. ¿Por qué descartamos la opción de que nos conteste que no?. Lo mejor es darle la información que necesita: “En cinco minutos salimos para el médico así que estate listo”.


“Eso no queda lindo”: “Lindo” es una palabra un poco débil para la situación. Es importante ser específico y claro con lo que no está permitido.

Si un hermano le está tirando del pelo a otro no es suficiente con decir “Eso no queda lindo eh” lo ideal es exclamar “No le pegues a tu hermano”.

“(…) ¿no te das cuenta?”: No, los chicos no se dan cuenta. Por lo general, los niños tienden a ser egocéntricos y no prestan mucha atención a lo que está haciendo el otro. Entonces, en vez de decir “Estoy hablando por teléfono ¿No te das cuenta?” es mejor “Ahora estoy hablando por teléfono así que vas a tener que esperar un ratito hasta que termine”.

¿Qué es lo más importante a la hora de establecer las reglas?


La seguridad es lo primero: Cuando se trate de temas de la seguridad de los chicos, como por ejemplo no asomarse por la ventana del departamento que queda en el décimo piso, no hay excusa que valga.

Establecer un respeto por la autoridad: Ya sea padre, madre, maestra o niñera. La falta de respeto debe ser inaceptable.

La salud: Si el niño tiene o no que cepillarse los dientes o tomar su remedio no debería ser tema de debate.

Educación: En cuanto el niño empiece el colegio las tareas deberían hacerse a tiempo.

Mentiras: No deberían tolerarse bajo ninguna circunstancia.


(pagina MATERNA)


Y SI, DIFICIL TAREA PARA NOSOTROS NO?... PARA COLMO LOS NENITOS ESTOS VIENEN TAAAN VIVARACHOS!!! :S

2 comentarios:

JulieFernn dijo...

Nada más cierto... qué dificil!!

Creo que la clave (en mi humilde opinión) está en el punto "crear consecuencias". Desde casa se marca esto... fijate que hoy hay una generación enorme que piensa que puede hacer lo que se le da la gana, sea su vida o la de los demás, porque nadie les enseñó que las acciones malas tienen consecuencias malas. Estoy convencida!

Y armarse de paciencia, que se dice más fácil de lo que se logra, por supuesto!

Muy buen artículo, bien resumido y da en el clavo.

Gracias por compartirlo!! =)

MAMUCHA SILVIA dijo...

no es sencillo imponer reglas, pero ellos piden a gritos limites, creo que siempre es mejor la comunicacion, informarlos como son las cosas, y si algo es no , decir claramente porque no lo es¡¡
y como dice juli, paciencia¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ mucha jajajjaj
un beso mamucha¡¡